La venta informal ascendió a $4.988 millones en febrero

venta ilegal

El dato corresponde a una muestra de 451 ciudades del país. Allí se encontraron 115 localidades con formatos comerciales tipo “mercaditos” y un total de 81.032 puestos ilegítimos.

En octubre del año pasado la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) realizó un estudio sobre 451 localidades de todo el país en el que Corrientes figuraba en el puesto Nº 125. Posteriormente, en febrero de este año, a través de un nuevo relevamiento, actualizó los datos y los resultados mostraron un incremento en la venta ilegal durante ese mes.

En ese mismo muestreo, Corrientes confirma la tendencia nacional descendiendo desde el puesto Nº 125 al 101. A su vez, el informe da cuenta de un avance en la venta ilegal alcanzando un nuevo récord con 570 mercaditos o saladitas diseminados por el país, 81.032 puesteros (entre ferias y manteros) con un monto mensual de $4.988 millones. Se relevaron un total de 451 ciudades de la Argentina y en 115 de ellas se encontraron mercados tipo saladitas, un modelo de comercio completamente informal que sigue ganando terreno en todas aquellas urbes que tienen normativas laxas o no controlan.

La caída en el número de manteros en los núcleos con saladitas responde a dos factores: por un lado, muchos de estos vendedores se trasladaron a esos predios informales, posiblemente porque su apertura, en esos meses, fue un factor para ofrecer mejores precios a los locatarios.

El segundo efecto, fue el desplazamiento de manteros hacia los lugares de veraneo. Sobre todo hacia los balnearios de la costa argentina y las localizadas en las provincias de Córdoba, Salta, Mendoza y el sur del país.

Concentración

La mayor cantidad de vendedores ilegales se continuó concentrando en las ciudades con saladitas. Así por ejemplo, en febrero, hubo un promedio de 649,7 tenderos clandestinos por localidad; mientras en aquellos lugares relevados, que no tienen estas ferias, el promedio fue de solo 18,8 puesteros por cada una.
Así, de los 26.770 manteros registrados en febrero pasado, el 76,4% se ubicó en las 115 urbes con Saladitas y el 23,6% en las restantes localidades censadas que, si bien no tienen estas ferias, sí manifiestan venta ilícita.
La diferencia entre la cantidad de manteros en los lugares con o sin saladitas deja en evidencia que los primeros suelen ser zonas liberadas para su instalación ya que las regulaciones y controles son más relajados.

Las saladitas atraen a los manteros (Febrero 2016)
(Datos sobre 451 ciudades relevadas)

Fuente: CAME

Los datos de concentración de manteros no incluyen los vendedores ambulantes ni otras modalidades de negocio clandestino (como bagayeros, meseteros, oficineros, feriantes no artesanos, etc). Tampoco incluye el comercio ilícito en las zonas que no se relevaron.

Ciudades con más Vendedores Ilegales

La Ciudad de Buenos Aires, La Plata y los partidos de Lomas de Zamora, San Martín y La Matanza fueron, en febrero, las cinco localidades del país con mayor cantidad de vendedores ilegales. Allí se concentró el 44% de los puestos clandestinos detectados en las 451 ciudades consultadas.

De la información recopilada en febrero 2016, los núcleos con más vendedores ilegales resultaron:

1) La Ciudad Autónoma de Buenos Aires continuó siendo el distrito más afectado por la informalidad con 12.927 puestos. Hubo 669 menos que en agosto pasado, en parte por el desplazamiento de manteros hacia los balnearios de veraneo. Pero fue récord la cantidad de saladitas: se contabilizaron 134 predios, 9 más que un semestre atrás. En total, se detectaron 4.461 manteros (1.665 menos que en agosto) y 8.466 puesteros en ferias informales (+996). El rubro Indumentaria tiene la mayor proporción de comerciantes  ilegales y concentra las ventas en la Capital, seguido por Calzados. El barrio más poblado de saladitas fue Floresta, donde se concentra la mayor suma de predios y puestos.

2) Lomas de Zamora, en el Gran Buenos Aires, es el segundo aglomerado urbano con mayor cantidad de vendedores informales. Allí funciona “La Salada” que reúne más de 10 mil puestos entre los fijos y los que se agrupan en el predio ubicado a la vera de Riachuelo. A ellos hay que adicionarle que casi todos llegan a rotar hasta tres veces al día, estimándose que habría más de 30.000 comerciantes clandestinos trabajando en ese espacio. La Salada abastece de mercadería trucha a todo el país, desde todas las provincias y comunidades salen a diario colectivos trasladando compradores que se dirigen hacia ese lugar.

3) La Plata resultó la tercera ciudad del país con más comerciantes fuera de regla: 4.600 puestos entre manteros y saladitas. A eso hay que sumarle muchos puestos que trabajan en las plazas bajo el lema de “venta de artesanías” pero negocian mercadería ilegítima. Esta metrópoli cuenta con una herramienta legal desde el año 1994, por medio de una ordenanza, para regular la oferta ilícita pero no se aplica. Los comercios además están preocupados por la instalación de carpas blancas en las plazas avaladas por el municipio.

4) En el partido de San Martín, en el Conurbano, se relevaron 7 saladitas con 3.600 puestos y 300 manteros en la vía pública.

5) La Matanza, también en el Gran Buenos Aires, es el quinto distrito más comprometido, con 3.850 puestos (entre manteros y saladitas). Funcionan 20 ferias con casi 2.000 tiendas y otros 1.850 manteros que se instalan a diario en las calles de este partido. Gregorio de Laferrere, González Catán, Isidro Casanova, San Justo y Rafael Castillo son algunos de los municipios de la jurisdicción más invadida por lo antirreglamentario.

6) En San Salvador de Jujuy, la sexta ciudad del país con más tiendas clandestinas, se detectaron 3.850 puestos entre saladitas y manteros. Hay dos ferias grandes, con casi 700 puestos cada una, que comercializan ropa, calzado, artículos de electricidad, de librería, ferretería, bazar, juguetería, comidas y hasta hay servicios de peluquería. El resto de los “mercaditos” son más chicos, pero con más de 200 tiendas promedio cada una. Para tener una idea del grado de informalidad, los dos predios más grandes no tienen servicio de electricidad, piso, ni sanitarios. Se trata de una propiedad cerrada con alambrado y techada con lona.

Las 15 ciudades relevadas con más puestos de venta ilegal (Febrero 2016)
(Puestos en saladitas + Manteros en la Vía Pública)


Fuente: CAME

Entre las características generales más llamativas, en febrero se observó que:

a) Aparecieron muchos comercios sin habilitaciones ni controles, que aparentan ser legítimos, pero negocian de manera indebida. Ciudades como San Pedro y Necochea en Provincia de Buenos Aires, Malabrigo y Venado Tuerto en Santa Fe, Juan José Castelli en Chaco, Morteros y Arias en Córdoba, advirtieron sobre el daño que les están provocando los comercios no establecidos reglamentariamente.

b) Creció fuertemente la venta ambulante en todo el país. Si bien es una modalidad propia de las zonas de veraneo, se observó también en las urbes con mayores controles, donde los mercaderes deambulan para que no los identifiquen y se van avisando entre ellos cuando ven la presencia de inspectores o policías.

c) Continuó creciendo el negocio clandestino a través de redes sociales y aplicaciones de mensajería por celulares. Esa modalidad de comercio, que comenzó como algo inofensivo, se convirtió en una verdadera red de venta ilícita. A través de grupos cerrados que se popularizan y se van invitando por contactos de contactos, se despacha todo tipo de mercadería o se promocionan “ferias americanas” o encuentros particulares en casas de familias, bares o lugares elegidos.

d) Siguen abriendo nuevas saladitas y sobre todo, ferias itinerantes que se instalan algunos días fijos de la semana. Suelen contar con la complicidad del municipio que no las controla y se convirtieron en un problema para el comercio que cumple con las normas legales.

Ciudades con más Saladitas

La Ciudad de Buenos Aires, Córdoba, Salta, Jujuy y San Miguel de Tucumán, y los partidos de La Matanza, Moreno y Malvinas Argentinas lideraron el ranking con mayor cantidad de saladitas en febrero. En solo diez localidades se concentran la mitad de las ferias del país.
La Ciudad de Buenos Aires continuó siendo la zona del territorio nacional con mayor concentración de mercados informales: se detectaron 134 predios (9 más que en la medición anterior) con 8.466 puestos. Las ferias de la Capital están concentradas en los barrios de Floresta y Once principalmente.
El segundo núcleo donde más abundan este formato es Córdoba Capital, con 38 establecimientos donde se concentran 1330 vendedores ilegales. La mayoría de esos predios están localizados en los ingresos de la ciudad y la principal mercadería de comercialización es indumentaria y calzado (pero se puede encontrar mucho más).

Le siguen:

- El partido de Moreno con al menos 25 predios y 875 puestos dentro. Los feriantes de ese partido están bien organizados y hasta tienen depósitos de mercadería. Además, sobre la Ruta 25 está la llamada “Feria de Las Flores”, una instalación muy precaria que reúne mucha gente los fines de semana, donde se expende desde ropa hasta electrodomésticos.
- El partido de La Matanza, con 20 saladitas integradas por más de 1800 tiendas.
- Salta, con 15 establecimientos que albergan 1050 puesteros y muy escaso control de las autoridades.
- San Miguel de Tucumán, con 13 mercados informales integrados por 1.625 tiendas.
- La ciudad de La Banda, en Santiago del Estero, con 12 ferias que albergan 1050 puesteros. En esa localidad, a pesar de los intentos por frenar el crecimiento de las saladitas y exigir un mayor control, poco a poco se van incrementando las modalidades de comercio ilícito.

Ciudades con mayor cantidad de Saladitas (Febrero 2016)

Fuente: CAME

Casos que se destacan entre el relevamiento anterior y el actual:

1) En Villa Constitución, Santa Fe, intentó instalarse a fin de año una “carpa” con numerosos puestos de toda clase de mercadería industrializada. A partir del rápido accionar del Centro Comercial y el apoyo de la municipalidad se pudo impedir su apertura, que hubiese ocasionado un perjuicio grande a los comerciantes locales.
2) En Ayacucho, provincia de Buenos Aires, se viene logrando que algunos vendedores ilegales se habiliten y abran locales en regla.
3) En Caucete, San Juan: con el aval del municipio, se está intentando instalar los sábados una saladita denominada Expo Feria Sin Fronteras’. Se trata de un mercado ambulante que va recorriendo provincias con un centenar de puestos de diversos rubros como ropa, calzado, toallas, juguetes, joyería, carteras, anteojos y alimentos. Ya generó conflictos en Río Cuarto, Villa Dolores y La Rioja. Los comercios locales junto con CAME están trabajando para evitar su montaje.

Penetración de la ilegalidad

En las ciudades con saladitas se registró en febrero, en promedio, un puesto de venta ilegal cada 302 habitantes, aumentando nuevamente la penetración del  comercio clandestino en el mercado de consumo. En agosto pasado, la cantidad de puestos por habitantes era de 1 cada 313 y en marzo del 2015 ascendía a 1 cada a 332. Sin dudas, niveles graves.

Según el indicador de penetración del comercio ilegal que elabora CAME, donde se mide la cantidad de habitantes por puesto de venta clandestina en cada ciudad, en febrero 2016 la peor situación ocurrió en la localidad cordobesa de Mina Clavero. En promedio registró 1 puesto comercial informal cada 26 ciudadanos. Al ser una zona turística, especialmente en el verano se vio más poblada de manteros en las calles, en buena medida por los controles insuficientes.

El indicador de penetración de la ilegalidad da una dimensión más cercana del impacto que causa en cada ciudad la venta ilegal.

La segunda más afectada fue la ciudad tucumana Juan Bautista Alberdi, con 1 puesto  ilegal cada 31 residentes. Otras de las localidades más afectadas por la penetración de la clandestinidad son:

Perico, en Jujuy, con 1 puesto cada 42 pobladores. Casi todos los comerciantes ilegales de esa localidad se ubican dentro de las 4 ferias (es decir, no hay manteros).
- Palpalá, en Jujuy, con 1 puesto cada 47 habitantes, aunque como algunas de las saladitas son itinerantes hay días donde la ciudad se ve más invadida que otros.
- Cosquín, en Córdoba, con 1 puesto informal cada 59 residentes.
- San Pedro y San Salvador de Jujuy, ambas en la provincia de Jujuy, con 1 puesto de venta ilegal cada 60 pobladores.
La Ciudad de Buenos Aires, que lidera tanto en cantidad de puestos ilegales como en número de saladitas, subió al lugar 32 en el ranking de penetración de febrero (desde el 36), con 1 puesto de comercio ilícito cada 224 habitantes. El incremento del negocio ilícito en Capital se debe a la apertura de nuevas ferias fuera de regla.

Ciudades con mayor cantidad de Puestos de Venta Ilegales
Puestos en Saladitas + Manteros en la Vía Pública – (incluye solo ciudades con Saladitas)
(Febrero 2016)

El reclamo por mayores controles…

En el 73,3% de las 451 ciudades relevadas, los Centros Comerciales, Federaciones o Cámaras de Comercio e Industria consultados sostuvieron que los controles a la venta informal son ‘insuficientes’ o ‘muy insuficientes’. El problema no es sólo para los lugares con saladitas: más de la mitad de las localidades sin esos predios piden mayores y mejores fiscalizaciones debido a la invasión de comercios ilegales.

Las modalidades más visibles de negocios clandestinos son los puesteros en saladitas, los manteros en la vía pública y los vendedores ambulantes, aunque no son las únicas. Desde los populares vendedores en oficinas o casas particulares, hasta la venta por Internet, redes sociales o en mini ferias particulares, las modalidades para sortear las reglas son muchas.
Posiblemente por eso, el 73,3% de las zonas relevadas creen que los controles que se aplican en el municipio son escasos. Esa percepción ocurre no sólo en las ciudades con ferias irregulares, sino también en la mayoría de las que no tienen esos mercados. Allí, lo que más perjudica son los manteros en las veredas, los negocios ilegítimos encubiertos, la venta domiciliaria de mercadería que se compra en saladitas o la venta por Internet.
Como dato alentador: el 26,7% de los lugares censados aplican controles estrictos al comercio informal, generando condiciones de mercado más transparentes y saludables.

Los controles a la venta ilegal son ¿Suficientes o Insuficientes? (Febrero 2016)

Algunas de las principales ciudades del país que protestaron por la insuficiencia evidente de los controles en el actual relevamiento fueron:

  • Rafael Castillo, provincia de Buenos Aires: desde hace mucho que reclaman al Municipio que ayude a combatir el comercio informal pero sin resultados. “Ni el gobierno provincial ni el municipal hacen el esfuerzo para erradicar el problema”, dicen las entidades empresarias.
  • San Lorenzo, Santa Fe: se está incrementando la venta callejera y los controles son completamente insuficientes. Los únicos que se realizan son para los comercios que cumplen con las obligaciones fiscales. En los demás, poco y nada.
  • Resistencia, Chaco: en los últimos dos años crecieron los puestos clandestinos por la falta de inspección. Los comercios formales están siendo muy afectados porque al pagar impuestos y asumir los costos que implica estar registrados, no pueden competir con los precios del negocio ilícito. Semanalmente ingresan entre tres y cinco colectivos con mercadería traída de La Salada de Buenos Aires.
  • Juan José Castelli, Chaco: las inspecciones y controles son muy pobres. Se realizan siempre sobre los que cumplen y no sobre los comercios sin habilitar o sobre los vendedores en la vía pública.
  • Paraná, Entre Ríos: Allí hay una saladita y está aumentando la presencia de manteros. Si bien la Municipalidad instrumentó en 2014 un lugar para que se instalen los manteros y se intentó regularizarlos, no cumplen con las normativas y van volviendo a la calle.
  • Nono, Córdoba: hay ordenanzas que prohíben la venta clandestina pero no se cumplen.
  • Hernandarias, Entre Ríos: la ciudad es muy chica y los controles son muy sencillos de implementar. Sin embargo, las autoridades locales dicen que no combaten la ilegalidad porque es preferible que desarrollen esta actividad a tener desocupados.

Puerta a puerta…por las buenas o por las malas

La venta a domicilio cobró magnitudes impensadas tiempo atrás. Ya no son vendedores esporádicos que cada tanto tocan un timbre sino comerciantes organizados, algunos con clientela fija y creciente, y otros que obligan a comprar intimidando al público. Van casa por casa pero también negocio por negocio y mucha gente termina adquiriéndoles algún producto por temor, ya que suelen ser ofertantes muy insistentes. Casi todos los artículos  que ofrecen se compran en mercados informales como La Salada de Lomas de Zamora o las ferias de Escobar u Once.

Algunas ciudades afectadas por esta modalidad de venta en el relevamiento fueron:

  • San Vicente, Misiones: llegan viajantes desde Paraguay que ofertan casa por casa todo tipo de productos, muchos de dudoso origen. La mercadería llega por rutas de la provincia y muchas veces por transporte no registrado, que podrían controlarse.
  • Firmat, Santa Fe: una de las modalidades de comercio informal que más está preocupando es la que se realiza en cada domicilio.
  • Arroyo Seco, Santa Fe: hay vendedores ambulantes que van a las viviendas o en comercios y obligan a la gente a comprarles.
  • General Belgrano, Provincia de Buenos Aires: Allí el comercio ilícito es principalmente ropa femenina, despachada por particulares a domicilio en base a la amistad. Se proveen en La Salada y se negocia sin factura ni controles.
  • Tres Lomas, provincia de Buenos Aires: hay mucha venta de indumentaria y calzado en casas de familia. Como es una comunidad chica realizan la promoción de boca en boca, generando el descontento entre los comerciantes legalmente establecidos.
  • Arroyito, Córdoba: no hay saladitas ni manteros pero sí un constante movimiento del negocio ilegal domiciliario, por medio de venta directa o catálogo. Además, existe una feria de artesanos que está propiciando la instalación de manteros que se mezclan con los expositores. Sucede los días domingos pero es una preocupación para el comercio.
  • Federación, Entre Ríos: a la saladita que hay allí y los manteros, se suma la llegada de mercaderes ambulantes provenientes de localidades cercanas, que ofertan en forma domiciliaria ropa, música, alimentos y hasta medicamentos.

Redes sociales, ¿una modalidad de venta inofensiva?

El avance de las redes sociales fue un motor también para la venta ilegal. Es que lejos de servir para que los gobiernos locales y provinciales dispongan de mayores herramientas para detectar los puntos de expendio clandestino, se convirtieron en un mostrador de productos y un centro de convocatoria. Prácticamente todas las ciudades del país relevadas se mostraron preocupadas por el avance de esta forma de comercio.

Algunos casos:

  • Metán, Salta: recientemente se lanzó una página web en la ciudad, de venta directa,  donde se negocian productos de todo tipo sin ningún tipo de control.
  • El Calafate, Santa Cruz: el negocio informal viene creciendo fuerte, pero una de las modalidades que más preocupa es la venta que se realiza por Internet.
  • Saliqueló, provincia de Buenos Aires: lo último en esa ciudad es la venta por redes sociales. Las operaciones se concretan a la vista de todos y se suman a las transacciones a domicilio y en instituciones públicas y privadas.
  • Leones, Córdoba: si bien no hay manteros, prolifera la venta online a través de redes sociales.
  • La Paz, Entre Ríos: entre las maneras que sobresalen está la venta por Internet. Se promociona por páginas web, cadenas de mail, blogs y otras opciones.
  • General Ramírez, Entre Ríos: son cada vez más comunes y acentuados los grupos de ventas en redes sociales.
  • La Banda, Santiago del Estero: a pesar de los intentos por frenar el crecimiento de lo antirreglamentario, por estos meses preocupa especialmente la venta a través en redes sociales donde se crearon numerosos grupos que ofrecen todo tipo de productos. Se paga de contado, en cuotas y los precios obviamente son más accesibles que los del comercio legalmente establecido.

Los vendedores del “garaje”, cada vez más fuertes

Las ferias “garaje” o “americanas” siguen pisando fuerte en todas las ciudades, pero especialmente en las pequeñas y medianas donde incluso se popularizan puntos de ventas en determinados días de la semana. La difusión se realiza mayormente por redes sociales y mucho de boca en boca.

Para el comercio es un verdadero problema por la cantidad de gente que se suma a esa modalidad, que parece inofensiva pero hace mucho daño porque no paga impuestos y no cumple con ningún requisito legal.

Algunos casos alertados en febrero fueron:

  • Colonia Caroya, Córdoba: el negocio informal está muy controlado, pero hay venta en domicilios que escapa a los controles y por la dimensión que tomó afecta al comercio.
  • Alta Gracia, Córdoba: funcionan a diario en todos los barrios de la zona. Muchas llevan años trabajando en esa modalidad y tiene una convocatoria muy alta.
  • San Bernardo, Chaco: hay mucha venta garaje. Si bien el consumo no es masivo, cada vez hay más vendedores de ese estilo.
  • Pehuajó, provincia de Buenos Aires: en todos sus barrios proliferan las denominadas “Ferias de ropa” engarajes y hogares.
  • Adolfo Gonzalez Chaves, Provincia de Buenos Aires: no hay saladitas ni manteros pero sí mucho comercio ilegal que se desarrolla en casas particulares durante todos los días de la semana.
  • Metán, Salta: la comercialización en garaje es muy preocupante. Las cámaras locales tienen unas 14 ubicaciones de esta modalidad localizadas, pero hay más. Abren en general sus puertas a partir de la tardecita y venden de todo.
  • Aluminé, Neuquén: hay cinco ferias domiciliarias que están completamente identificadas por el Municipio. Funcionan asiduamente y nadie las controla. Tienen una alta convocatoria de gente.

Ciudades que mostraron avances

Así como abundan las localidades donde lo ilícito prolifera sin control, están aquellas que regulan, controlan y buscan resolver el problema. Algunas de las más destacadas en este relevamiento fueron:

  • Carcarañá, Santa Fe: el comercio ilegal es ínfimo, solo se observan algunos vendedores ambulantes que llegan de otras ciudades y pululan por algunas zonas alejadas del centro.
  • Esquel, Chubut: no hay manteros y eso se explica básicamente porque la municipalidad tiene una ordenanza explícita donde se los prohíbe.
  • Villa Carlos Paz, Córdoba: hay normativas contra las saladitas y manteros que se cumplen y eso evita su instalación.
  • Devoto, Córdoba: en los últimos tres meses el Municipio viene trabajando fuerte con los comercios para disminuir el negocio clandestino y se observa una merma importante en la cantidad de manteros en la vía pública.
  • La Criolla, Santa Fe: no hay manteros ni saladitas, solo algunos vendedores ambulantes que llegan de ciudades cercanas en algunos momentos del mes. De todos modos, el municipio trata de controlarlos.
  • Mercedes, provincia de Buenos Aires: Hay mucha supervisión, en febrero, por ejemplo, se detectó un mantero que se instaló en un punto fijo e inmediatamente, entre Control Urbano del Municipio y las cámaras locales, lo desalojaron. Para reforzar la toma de conciencia se realizaron notas en los medios de comunicación.
  • Bella Vista, Corrientes: la presencia de manteros en la ciudad es prácticamente nula porque se controla muy bien. Sólo ocasionalmente se instalan artesanos de paso en veredas cercanas a la plaza principal para vender collares, pulseras y adornos, pero no afecta al comercio.
  • General Pico, La Pampa: se viene trabajando duro entre la municipalidad y la Cámara de Comercio para controlar. Como resultado, no hay vendedores informales.
  • Merlo, Provincia de Buenos Aires: no hay ni manteros ni saladitas porque se inspecciona constantemente.
  • Puán, provincia de Buenos Aires: la cámara local trabaja junto a la municipalidad y la Policía para detectar irregularidades. Los resultados, hasta el momento, vienen siendo muy buenos, ya que no hay ni ferias irregulares ni manteros.

Características del relevamiento de Febrero 2016

El relevamiento de CAME se realizó durante todo el mes de febrero en las 23 provincias argentinas con sus principales distritos comerciales y la Ciudad de Buenos Aires. Se cubrieron en total 451 ciudades que concentran el 78% de la población del país. De esas localidades censadas se detectaron Saladitas en 129 localidades.

Los resultados cuantitativos presentados en el Mapa de la Ilegalidad se refieren solo a las zonas registradas. No se incluyeron ni se computaron aquellas comunas que cuentan con modalidades de comercio que son variantes de saladitas.

Esto deriva en algunas observaciones:

1) Es muy posible que sean sustancialmente más las localidades afectadas por la informalidad que las 115 encontradas por CAME.
2) Hay ciudades que cuentan con ferias artesanales que combinan artesanías con reventa de productos típicos de saladitas. En esos casos, solo se las incluyeron como saladitas cuando se pudo identificar que más del 50% de la venta responde a ese tipo de productos.
3) Hay muchas ciudades del país donde, si bien no hay saladitas ni manteros, abundan los vendedores ambulantes o a domicilio, etc. Esas ventas no han sido incluidas dentro de este informe.
4) En algunas ciudades no hay saladitas tal como se las conoce, pero sí se está expandiendo un formato similar que son locales que agrupan dentro, en forma disimulada, vendedores de todo tipo. Esta es una forma encontrada sobre todo en comunidades que impidieron la instalación de esos predios de ventas. En este caso, solo se consideraron aquellas localidades donde esos locales tienen una dimensión grande y se pudieron identificar los vendedores dentro.

Ciudades Relevadas sin Saladitas (Febrero 2016)

Buenos Aires, 17 de abril de 2016

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>